DEJAR EL ALCOHOL

Para poder dejar el alcohol primero hay que entender que significa, comprende o representa el concepto del alcoholismo. Aquí le ofrecemos lo que mundialmente está aceptado y reconocido por la Organización Mundial de la Salud y que permanece en vigor sirviendo de guía a las personas afectadas y a los profesionales dedicados a resolver este problema de salud. Trabajamos específicamente con personas que necesitan dejar el  alcohol en Valencia o tratar su alcoholismo.

1) Alcoholismo, concepto como enfermedad del alcoholismo (alcoholism, disease concept of). Se considera que el alcoholismo es un trastorno que tiene una causa biológica primaria y una evolución natural previsible, lo que se ajusta a las definiciones aceptadas de cualquier enfermedad. La perspectiva lega de Alcohólicos Anónimos (1939) —que afirmaba que el alcoholismo, caracterizado por la pérdida de control sobre la bebida y, por tanto, sobre la propia vida, era una “enfermedad”— se trasladó a la bibliografía erudita en los años cincuenta en forma del concepto del alcoholismo como enfermedad. El concepto estaba arraigado en las concepciones tanto médicas como legales del siglo XIX, que consideraban la embriaguez como una enfermedad. En 1977, un Grupo de Investigadores de la O.M.S.(1), en respuesta al uso impreciso y variable del término alcoholismo, propuso utilizar en su lugar la expresión síndrome de dependencia del alcohol en nosología psiquiátrica. Por analogía con la dependencia de las drogas, el término dependencia del alcohol ha tenido una buena acogida en las nosologías actuales.

2) Alcohólico/a (Alcoholic) Persona que padece alcoholismo. Obsérvese que, como sustantivo, el término tiene un significado distinto al adjetivo “alcohólico” como se usa, por ejemplo, en “bebida alcohólica”.

DEJAR EL ALCOHOL | ALCOHOLISMO | VALENCIA A DICCIONES PSICOLOGIA

DEJAR EL ALCOHOL | TRATAMIENTO ALCOHOLISMO | VALENCIA A DICCIONES PSICOLOGÍA

3) Alcoholismo (alcoholism) (F10.2) Término de significado variable y usado durante mucho tiempo que se emplea generalmente para referirse al consumo crónico y continuado o al consumo periódico de alcohol que se caracteriza por un deterioro del control sobre la bebida, episodios frecuentes de intoxicación y obsesión por el alcohol y su consumo a pesar de sus consecuencias adversas. El término alcoholismo fue acuñado originalmente en 1849 por Magnus Huss. Hasta la década de 1940 hacía referencia principalmente a las consecuencias físicas del consumo masivo y prolongado (alcoholismo beta en la tipología de Jellinek). Otro concepto más estricto es el alcoholismo considerado como enfermedad (véase concepto del alcoholismo como enfermedad), que está marcado por la pérdida de control sobre la bebida, causado por una alteración biológica preexistente y que tiene una evolución progresiva previsible. Más adelante, Jellinek y otros autores emplearon el término para designar el consumo de alcohol que provoca cualquier tipo de daño (físico, psicológico, individual o social). Jellinek subdividió el alcoholismo así definido en una serie de “especies” designadas con letras griegas (véase abajo tipología de Jellinek).

La imprecisión del término hizo que un Comité de Expertos de la O.M.S.(2) lo desaprobara en 1979, dando preferencia a una expresión más concreta, síndrome de dependencia del alcohol, que es uno de los muchos problemas relacionados con el alcohol. El alcoholismo no está incluido en las categorías diagnósticas de la CIE-10 (ICD-10) (véase abajo síndrome de dependencia*).

Pese a su significado ambiguo, el término todavía se utiliza de forma generalizada con fines diagnósticos y descriptivos. Por ejemplo, en 1990 la American Society of Addiction Medicine definió el alcoholismo como una “enfermedad crónica primaria en cuya evolución y manifestaciones intervienen factores genéticos, psicosociales y ambientales. La enfermedad suele ser progresiva y fatal. Se caracteriza por los siguientes rasgos, que pueden ser continuos o periódicos: deterioro del control sobre la bebida, obsesión por el alcohol, consumo de alcohol pese a sus consecuencias adversas y perturbación del pensamiento, sobre todo, negación.” Otras clasificaciones han dividido el alcoholismo en varios tipos, algunos de ellos considerados enfermedades otros no (véase tipología de Jellinek*). Se hacen varias distinciones: entre el alcoholismo esencial y el reactivo, en la que el término “esencial” indica que el alcoholismo no es secundario ni está precipitado por ninguna otra enfermedad; entre el alcoholismo primario y el secundario para indicar el orden de aparición cuando hay dualidad en el diagnóstico y entre el alcoholismo de tipo I y de tipo II, en la que el tipo II tiene un componente claramente genético y vinculado al sexo masculino. En el lenguaje antiguo, los términos dipsomanía (episodio de consumo compulsivo de alcohol “episodic drinking”) y adicción al alcohol hacían referencia al acto de beber hasta perder el control; ebriedad también era una referencia más general a la embriaguez habitual y sus efectos nocivos.

*Tipología de Jellinek (Jellinek’s typology) Clasificación del alcoholismo de Jellinek, presentada en The disease concept of alcoholism (1960). (3)

  • Alcoholismo alfa: se caracteriza por presentar  marcada dependencia psicológica, sin que haya progresión a dependencia fisiológica; se denomina también consumo problemático de alcohol o consumo de evasión.
  • Alcoholismo beta: se caracteriza por  presentar complicaciones físicas que afectan a uno o varios sistemas orgánicos, con deterioro general de la salud y reducción de la esperanza de vida.
  • Alcoholismo gamma: se caracteriza por un aumento de la tolerancia, pérdida de control y precipitación de un síndrome de abstinencia cuando se interrumpe el consumo de alcohol; se denomina también alcoholismo “anglosajón”.
  • Alcoholismo delta: se caracteriza por un aumento de la tolerancia, síntomas de abstinencia e incapacidad de abstenerse, pero no hay pérdida control de la cantidad que se bebe en una ocasión dada.
  • Alcoholismo épsilon: consumo paroxístico o periódico, episodios de consumo intensivo (“binge drinking”); a veces se denomina dipsomanía.

*Síndrome de dependencia (dependence syndrome) (F1x.2) Conjunto de fenómenos del comportamiento, cognitivos y fisiológicos que pueden desarrollarse tras el consumo repetido de una sustancia. Normalmente, estos fenómenos comprenden, en el caso del alcohol:

  • un poderoso deseo de beber alcohol (craving, ganas de tomar …)
  • deterioro del control del consumo de alcohol.
  • consumo persistente del alcohol a pesar de las consecuencias perjudiciales que este ocasiona.
  • la asignación de mayor prioridad al consumo de alcohol que a otras actividades y obligaciones.
  • un aumento de la tolerancia (mayores cantidades de alcohol cada vez para conseguir los mismos efectos),
  • y una reacción de abstinencia física cuando se deja de consumir alcohol.

Conforme a la CIE-10 (ICD-10), debe diagnosticarse un síndrome de dependencia si se han experimentado 3 o más de los criterios especificados anteriormente en el plazo de un año.

El síndrome de dependencia puede aplicarse a una sustancia concreta (p. ej.,síndrome de dependencia del tabaco, síndrome de dependencia del alcohol o síndrome de dependencia diazepam), a un grupo de sustancias (p. ej., síndrome de dependencia de opiáceos) o a una gama más amplia de sustancias con propiedades farmacológicas diferentes.

1 Edwards G et al. Alcohol-related disabilities. Geneva. World Health Organization, 1977 (WHO Offset Publication. No.32)
2 Problems related to alcohol consumption. Report of a WHO Expert Comité,. Geneva, World Health Organization, 1980 (WHO Technical Report series, No 650) 
3 Jellinek EM. The disease concept of alcoholism. New Haven, CT, Hillhouse,1960

PARA DEJAR DE BEBER ALCOHOL O BIEN SI CREE QUE USTED O ALGUN FAMILIAR O AMIGO ESTÁ PADECIENDO ALCOHOLISMO TIENE QUE ACUDIR A LA CONSULTA DE UN PROFESIONAL LO MÁS PRONTO POSIBLE. LLAMENOS AL NÚMERO 617.84.64.02 Y LE INFORMAREMOS GRATUITAMENTE DEL PROCEDIMIENTO A SEGUIR.

TAMBIÉN PUEDE ACUDIR A UN GRUPO DE ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS DONDE LE AYUDARAN A IDENTIFICAR Y EN SU CASO RESOLVER EL PROBLEMA. TMBIÉN PUEDE ACUDIR AL CENTRO DE SALUD MÁS CERCANO Y CONSULTAR CON SU MÉDICO DE CABECERA.

 

 

 

Anuncios